Divertido y didáctico libro digital para niños

Ebook con lecciones de tango para niños. Contiene instrucciones ilustradas, cancionero porteño, lunfardo y

mucho más!

Continente Editores | Dosmildos Editora

Autor: Celeste Salerno


 

Las claves para enseñar a los niños a bailar

 

Bailar moviendo los pies

 

El tango se baila moviendo los pies: su esencia consiste en la “pisada”, en la forma como el pie del hombre guía al de la mujer.

En el libro digital ¡El tango se baila así! los niños aprenden los pasos básicos que los inicia en el romántico y espectacular baile de parejas.

 

Este curso para niños enseña la maestría cuando se aprende a bailar tango, la cual consiste en coordinar la respiración, la mirada y el caminar de los dos bailarines. Como un espejo la mujer sigue al hombre; paso a paso el hombre debe “marcar” el siguiente movimiento. Este sistema de coordinación, precisión y gracia se logra mediante la práctica, cuando se aprende a bailar se inicia lento, siguiendo y recordando cada paso, al poco tiempo las parejas comienzan a entenderse: siguen la música y trabajan como pareja, invitándose y siguiéndose en esta bella danza.

 

 

Claro, este libro digital explica que no sólo el movimiento coordinado de los pies hace al tango: se requiere el suave abrazo, la posición de las manos, la postura de la cabeza, la sonrisa, y, principalmente, el balance de los hombros.

La postura es la clave para aprender a bailar tango, para los niños implica aprender a moverse, a manejar el espacio y a controlar sus cuerpos. Los cuerpos de los bailarines se coordinan controlando los hombros; las parejas que bailan tango se comunican cuando, coreográficamente, cada uno mantiene la distancia correcta y apoya el golpe del tango con el movimiento del cuerpo.

El primer paso que se aprende en este curso especial para niños es la salida hacia el frente, el segundo es la salida de costado; luego en el intermedio caminamos cruzado en diagonal hacia adentro o diagonal hacia fuera, y cruzado por delante; finalmente tenemos las improvisaciones.

 

Lunfardo, cantantes y tangos


El libro digital de Continente Editores adquirido por derechos a Dosmildos Editora, ¡El tango se baila así!, trae no sólo la explicación e ilustración de los pasos del tango, sino que abre una puerta a ese maravilloso mundo del tango argentino.

Nacido de la combinación de músicas de arrabal en los puertos y de las lenguas europeas y amerindias, el tango ha conquistado las mentes, los cuerpos y corazones del mundo entero.

El golpe del bandoneón y el sonido del lunfardo se escuchan y se explican en este libro digital.

El diccionario de lunfardo nos ayuda a entender el sentido de muchas de estas expresiones propias que escucharemos y leeremos en los tangos que acompañan este curso para niños.

 

El cancionero, la historia del tango, así como la lista de cantantes, compositores y músicos complementan esta obra para no sólo bailar sino vivir el tango. La obra viene disponible para públicos de habla española, inglesa, japonesa y china.

 

¡EL TANGO SE BAILA ASÍ!

Disponible en ESPAÑOL, INGLÉS Y JAPONÉS

 

 

 

 

 

Los niños, el baile y la música

 

Se aprende a bailar más fácilmente cuando se es niño porque es natural la forma como el cuerpo se expresa al escuchar la música. Movimiento, ritmo y energía surgen de inmediato de los pies de los niños: con un poco de ejemplo y práctica se puede canalizar ese impulso hacia formas más convencionales de expresar el baile como son los pasos del mismo.

 

Entre más pequeños, de dos o tres años, los niños tienen menos vergüenza y más ganas de moverse, así que es el momento ideal para empezar a bailar, bien sea con un curso especial para niños o sin él. Ellos siguen la música, el ritmo, pero también están interesados en seguir los pasos que los adultos puedan irles enseñando.

 

De esta forma no sólo descubren su cuerpo, hacen ejercicio y se divierten, sino que pueden aprender a seguir instrucciones (arriba, abajo, vuelta, con las manos, etc.) o copiar movimientos.

 

De otra parte, bailar es una gran actividad social. No sólo por lo divertida sino porque es una actividad humana en la que podemos compartir sin ningún tipo de diferencias.

No rivalizamos como en los deportes de equipo, tampoco competimos como en las actividades de pista, y no dependemos de ella para obtener bienes básicos o para destacar profesionalmente.

 

En el baile como diversión solamente compartimos un espacio y soltamos nuestros cuerpos al sonido de la música. De esta manera, aprender a bailar es una actividad que los niños disfrutan muchísimo y que les encanta compartir. Girar en círculos, hacer filas y avanzar como “trenecitos”, o tomarnos y soltarnos de las manos es muy divertido.

 

Si es posible, los niños prefieren aprender a bailar en grupos, y dentro de esos grupos también es posible expresar las individualidades, como sucede con los atuendos para el baile y las habilidades que cada uno demuestran para moverse y controlar sus cuerpos.

 

Los cursos para niños que les enseñan a bailar generalmente deben explicar porqué se hace o no se hace algo, deben explicar el efecto que se busca con una instrucción.

 

Claro que en cualquier curso para niños es difícil tratar de imponer un “orden” de pasos o movimientos cuando los niños buscan la libre expresión de sus cuerpos con la música, pero también es cierto que al enseñarles el control de sus propios movimientos les permitimos expresar la música de una mejor manera.

 

Es así que los pasos de baile explican con movimientos lo que la música expresa con sonidos, y eso es algo que los niños rápidamente entienden.